"Hay un abismo escondido, detrás de toda palabra anunciada, incluso en la palabra que anuncia y escribe el acontecimiento ajeno, porque el relato puede ser distinto pero la llaga indiferente. Hace 5 años se abrió este irrefutable encuentro entre bestias, bastaron los ojos para reconocer la llaga que mira, lo recóndito de un lugar abierto que en el instante mismo entrega su naturaleza que late. Jorge Correa y yo cruzamos camino en el 2012, en una reunión que parecía no ir a ningún lado —más que a ese instante propio— cuando el título nobiliario se puso sobre la mesa y por primera vez supe quién era el Padre y Fundador del Teatro Penitenciario en México. ¶ Reconocí el exilio, la carne magra de quien ha pagado el precio de ser libre... y desde ahí lo miré... me fui reconociendo en sus arrugas, en las canas largas, en los ojos que reflejan la poesía de los rincones oscuros: “¿Teatro Penitenciario?” —pregunté. “Sí, —respondió— más que teatro es un laboratorio de vida, yo no voy ahí a formar actores, voy a recuperar hombres, a recordarles su humanidad; bajar al infierno es ir al encuentro con la vida, ahí el escenario no es un escenario, es un microscopio donde el hombre se abre y encuentra su libertad, se encuentra a sí mismo, abierto en canal, cara a cara con sus verdades... éste no es teatro de parecer ser, es teatro de ser”.¶ Teatro de ser... esas palabras retumbaron mi memoria, el vértigo de mi caída y ahí comenzó nuestra historia. Inmediatamente le pregunté dónde podía conocer más de su vida, de su trabajo... y él respondió que no había nada escrito. En el 2009, la UNESCO le otorgó un reconocimiento como Padre y Fundador del Teatro Penitenciario en México, a partir del cual le hicieron un homenaje en Bellas Artes y desde el 2011, Los Cuates Films, ha documentado la labor del Teatro Penitenciario, creando un documental acerca de Jorge: “Libertad desde la Sombra” —producido por Carlos González García (realizador) y Pablo Ramírez Durón (director de la serie ‘Teatro Penitenciario’, y director de fotografía)— el único archivo hasta entonces que hablaba de su historia. Inmediatamente le dije que teníamos que hacer dos libros, uno que hablara de su vida y otro que documentara su sistema teatral. ¿Qué quería documentar realmente? ¿Cómo decir lo indecible, lo inasible, lo que está sólo para los ojos de quien se expone y desnuda? Él, ellos, ellas que son para su entrega pudorosa en el espacio vacío que Jorge abre en el escenario, donde más que escenario es un rugido, un lugar de nadie que sin precedente se hace yermo a su libertad. ¶ De cualquier manera tenía que intentarlo, y así nacieron los libros Buzo de Aguas Negras y STRAP (Sistema Teatral de Readaptación y Asistencia Preventiva).

Invité a un grupo de seres excepcionales para compilar el material del libro y realizar las entrevistas: Ma. Luisa Rubio, Omar Madrigal, Lilian Vianey Fernández, Alejandro Vázquez, Marité Escandón, Ruth Gómez y Tania Valerio. En el 2012 el FONCA nos avisó que habíamos obtenido un apoyo para realizar los libros a través del programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales para el 2013 y... Lauri García Dueñas, Rosa Ma. Zabal, Claudia Valerdi, Brenda Sánchez y Thea Later se unieron más tarde. ¶ Nos tomó 4 años recopilar sus memorias, entrevistar a las personas que lo han acompañado en este viaje, en esta historia de experiencias vitales que han tejido el rugido inaudible de seres que laten en el encierro. ¶ Hoy, con estos dos libros se abren los visillos al acontecimiento de Jorge Correa, no puede hablarse de una trayectoria de casi cuatro décadas en tan pocas hojas, por eso este es un archivo abierto que necesita seguir creciendo para que el trabajo de Jorge y las personas internas queden grabados como testimonio de que la vida es algo más que su parte visible; que el ser es más allá de sus acciones y máscaras, que es abismal ir al encuentro con eso que late, sólo pocos se atreven a durar con lo que no tiene forma y anda sin nombre pero estalla, haciéndose presente en instantes genuinos, en el atrevimiento a explorar eso tan profundo y propio que nos recuerda en lo inasible la libertad...

He venido a aprender de la libertad su rugido, su tiniebla de noche, su bestia irrefutable. He recogido aquel aullar en el silencio. He crecido entre los pedernales de Jorge, los míos y el de los internos. He tiznado mi vida escuchando ese esplendor y la furia, de quien por libertad hace llaga y descubre que no es en lo abstracto del cielo sino en la raíz del pudor enterrado. No hay violencia que por hiriente no sea necesaria. Y ¿cómo encausar el río en su tempestad cada vez más incomprensible, inasible e inédita...?

Gracias Jorge por haberme abierto tu mundo, por haberme llevado a lo hondo para encontrar de nuevo mi libertad..."

 

D E A   A R J O N A

Fundadora y directora | Plataforma A&C